Lo normal es que los establecimientos utilicen un tipo de ropa muy genérico para que cada uno de sus empleados puedan traerla de casa: camisa blanca o negra, pantalón negro de pinza y zapato negro cómodo serán algunas de las opciones más comunes.

Salvo excepciones donde el uniforme es algo muy característico de un negocio, como puede serlo en una franquicia, lo más habitual será que te pidan que la traigas de casa.

Tendrás que fijarte en la oferta antes de apuntarte para no fallar con tu indumentaria. Podrás mirar el detalle del uniforme pulsando sobre la oferta y deslizando hasta encontrar la correspondiente indicación.

¿Encontró su respuesta?